lunes, abril 09, 2007

Lo que hace la incultura (2)

El tema expuesto en el post anterior, es, según mi criterio, un tema para tratar en profundidad, no para escribir un libro (Diario de un skin, de Antonio Salas), pero sí para tratarlo en un texto. Los skins proliferan desde que se acabaron las dictaduras europeas, es decir, cuando Hitler se suicidó, nacieron sus seguidores de forma póstuma, los que siguen odiando a los negros, a los moros, a los gitanos, a los homosexuales... pero que no buscan al ario porque, al menos en España, es prácticamente imposible. También están los llamados de la extrema derecha, que adoran al que un día fue Generalísimo y que, incluso, tienen un pseudopartido falangista, de esos de las flechas y el yugo, comandado por un tipejo que tiene en su despacho un busto de Franco y que acepta en su selecto grupo a menores de edad cuyos padres no han dado autorización ni nada por el estilo. Él los adoctrina para que odien a la izquierda- o a los progres que diría Fede- y todo lo que tenga que ver con ellos. También los red-skins tienen su trozo en la tarta de los extremismos, estos tienen al Che como ídolo, y se autoconsideran como anarquistas y comunistas al más puro estilo Stalinista o Leninista. Además, todos ellos tienen una estética característica que los llevan a ser señalados y temidos por ciertos sectores sociales.
Particularmente, creo que todos estos tienen un gravísimo problema y que más que las ideas, totalmente respetables, les atrae la violencia y la sangre, y es esto lo que no se debe respetar. Además, suelen llevar los dos primeros grupos como señal, el nombre de España siempre en la boca y se dan golpes de pecho limpiando su país, porque nos quitan el trabajo, se follan a nuestras mujeres... y tantas otras cosas. Los últimos, además de ser violentos, no creen en las leyes de la sociedad y del Estado, y se dedican a actuar según lo que dicte su raciocinio.

El problema de todo esto es que hay gente, núcleos de la sociedad, que se sienten muy amenazados por estos grupos: no sería la primera vez que en Chueca se les da una paliza a una pareja de gays, o que a un moro se le revientan dos costillas a base de golpearlo con un bate de béisbol, o que se destrozan locales regentados por negros.
El problema de todo esto, es que a ellos y a ellas les falta educación, les falta una educación basada en el respeto y en la conciencia de que todos somos iguales, quizás algo idílico teniendo en cuenta el pensamiento obsoleto del que hacen gala estos grupos.
A lo largo de los años, los grupos de extrema derecha se han ido transformando, por ejemplo, en aficionados futboleros- algunos incomprensiblemente subvencionados por los propios clubes- que asesinan a los aficionados de los equipos contrarios- como por ejemplo el caso de Aitor Zabaleta, seguidor de la Real Sociedad, y que fue brutalmente asesinado por uno de estos ultras-. Los red skins que han llegado con su locura a convertirse en enemigos del Estado, crean, blandiendo sus creencias como excusa , grupos terroristas como el desaparecido GRAPO o la misma ETA, actualmente en regeneración terrorista, aunque estos últimos con la añadidura del nacionalismo. Es decir, tanto un lado como otro son extremadamente peligrosos, los dos por igual hacen el mismo daño al Estado, libre y de derecho, con sus amenazas y su terror en forma de bates de béisbol, puños americanos, C4 o pistolas.

2 comentarios:

eboli100 dijo...

Querido Bermauntier, ¿qué piensas de la gente del Airsoft? porque a Revertiano y a Picalcan les liaron una de un par...vestiditos todos de militares y formando filas allá en el Cerco de Peñarroya. Que te cuenten ellos. Y muy acertado tu post.

Bermauntier dijo...

No sé lo que son los del Airsoft, pero por lo que me cuentas, una panda de hijos de... más, una pandilla de incultillos irrespetuosos. Cuéntame, si te apetece.