miércoles, diciembre 05, 2007

De manifestación y decir no

Mucha gente se congregó ayer en Madrid para decir que no a ETA, pero no fue la AVT como representación de un gran sector de las víctimas del terrorismo. Al señor Alcaraz no le gusta, supongo, que los socialistas se manifiesten junto con los de centro (jajaja, centro dicen, ¡qué mentirosos!). Pero bueno, la cuestión es que todo el mundo está en contra del terrorismo, por aplastante lógica, pero no todos están de acuerdo. La AVT, esos grandes sinvergüenzas, no condenan el terrorismo. ¿Ilegalizarlos? Naturalmente, ya. Aunque, particularmente, me parezca tan atentado contra la libertad como lo hace ETA, eso sí, sin matar a nadie.

Por otro lado, el lunes en Madrid, durante el minuto de silencio por el atentado contra el Guardia Civil Raúl Centeno y su compañero, que hoy mismo ha fallecido tras pasar unos días en coma profundo, Fernando Trapero, una serie de personas, que en televisión llaman exaltados, valiente adjetivo para una pandilla de fascistas, gritaron a los ediles, sobre todo del PSOE lindezas del tipo: cobardes, hijos de puta, traidores... Y al señor Cerolo le llamaron maricón varias veces, a voz en grito, para disfrute de los viejos becerros de Madrid que dirían, a la vez, con Franco no había de estos. Señores del PP, de la AVT y derecha en general, controlen sus excesos, se les están yendo las cosas de las manos, controlen a sus votantes, sean capaces de pedir calma y no continúen mandando soflamas contra un Gobierno legítimo que lo hace lo mejor que puede. Bueno, lo suyo, esta época, es la oposición destructiva. ¡Allá ustedes! Espero que vean los resultados en marzo.

Mientas, en Venezuela, le dieron en toda la boca al presidente Chávez que trataba, por medios totalmente oscuros, perpetuarse en el poder cambiando la Constitución de su país que ya, de por sí, ha cambiado bastante.
Me alegro de que el pueblo venezolano, parece, vaya despertando porque parecía que el país iba a convertirse en algo parecido al de Evo Morales, donde la reforma constituyente sí que ha sido aceptada.
Y es que, a veces, decir un no a tiempo ayuda a no arrepentirse después del sí.

Por último, desearles un feliz puente de la Inmaculada para los que vayan a hacerlo. Yo, que no tengo clase, lo haré acompañado de amiguitos en un cortijo cercano al pueblo de Villaviciosa. No se llegues, me verán en condiciones no recomendables... ya me entienden.
¡Sean felices!

5 comentarios:

PICALCAN dijo...

Después de todo esto queda claro para quien no lo tuviera a estas alturas que los del centro (de derechs todos) utilizan la lucha contra el terrorismo para lo que quieren. Ahora me interesa estar unido al gobierno, ahora salgo a la calle con pancartas y banderas con el águila.
Por otro lado, también queda claro, quienes forman parte del partido de centro (todos los de la derechona): lo que creen que maricón es un insulto.
Eso es lo que tenemos. Espero que despues de marzo se escondan definitivamente por otros cuatro años.

Revertiano dijo...

Tú dirás lo que quieras, pero maricón es un insulto.

PICALCAN dijo...

No insulta el que quiere sino el que puede. Para mi tampoco Rojo es un insulto, y sin embargo ...

Bermauntier dijo...

Estoy con Picalcan, estimado Revertiano, en el siglo XXI maricón no puede ser un insulto, ni rojo tampoco... El lenguaje evoluciona según la mente de las personas.

Revertiano dijo...

Vamos a ver si me explico. Ser homosexual no debe denigrar a nadie, es una definición.

Que tu mujer te engañe, pues ¡qué le vamos a hacer!, es un hecho si eso sucede.

Pero si te dicen maricón o cornudo (cabrón), sí son insultos. Son insultos muy antiguos en la lengua española.
En cuanto a que no ofende quien quiere sino quien puede, es cierto, pero insultar puede todo el mundo.