lunes, abril 07, 2008

Los Soprano y Dexter (1ª Temporada)

Aún no he terminado los trece episodios de la primera temporada de Los Soprano y ya me parece la mejor serie que he visto nunca. Pateando en la boca a House, a CSI o al mismísimo Dexter, del que soy fan total.
No es una serie normal por cómo cuenta las cosas. Es decir, no es la típica serie de padrinos, cosa nostra y cabezas de caballos en camas, ni mucho menos. Es la mafia por dentro, pero dentro llegando a la vida más personal del protagonista: los problemas con su esposa, su hija, su hijo, su tío Conrado Junior Soprano, su madre con la que no sabe qué hacer, el colegio, los profesores, antiguos chivatos, su amante rusa... Y, lo más novedoso, la intervención de una psiquiatra que medica a Tony Soprano, el protagonista, con Prozac que a tantos americanos les hace falta.
El elenco actoral es sensacional y las historias, autoconclusivas, de la serie son geniales. Pero todos los capítulos tienen un hilo conductor: la vida mafiosa de Tony Soprano, padre de familia y muy conocido en su ciudad como un verdadero capo. Además, aunque la serie tenga otra serie de ingredientes, al estar basada en la vida mafiosa naturalmente salen extorsiones, palizas... Todo lo que se puede ver en El Padrino (I, II y III).Por ahí arriba les he hablado de Dexter, otra serie a la que estoy enganchadísimo y que veo poco a poco. De esta sí he acabado la primera temporada y tengo que decir que me encantó. Me encantó desde el primer capítulo, de casi una hora de duración, donde se nos presenta a un psicópata que, a lo largo de los trece episodios, llega a caer bien porque demuestra cierta integridad personal al no asesinar nada más que a asesinos. Es decir, su padre lo educa en su enfermedad para que sólo haga el bien dejándose llevar, en parte, por sus instintos.

Dos serie que, sin duda, recomiendo para los amantes de la buena ficción y de las geniales series que nos exportan los norteamericanos. Dicen que, últimamente, el talento cinematográfico se ha extendido a las teleseries y yo, sinceramente, estoy muy de acuerdo.

Nota: Añado el programa del Club de Lectura de la radio del día 1 de abril, dedicado a la novela Los restos del día de Kazuo Ishiguro. ¡Disfruten!

4 comentarios:

Libertariano dijo...

Ayer en la Filmoteca tuve un pequeño enfrentamiento dialéctico con Jenaro Talens a propósito de El Padrino y Los Soprano. Él despreciaba la serie comparándola con un partido de futbol mientras que la película sería como una ópera. De hecho, hay partidos de futbol que son mejores estéticamente que bastantes óperas.

Mientras iba a la Filmo me pareció verte en un coche, cerca de las Tendillas, cantando a grito pelado lo de ChikiChicki, himno de las generaciones antiBolonia (más que un Plan Bolonia los universitarios españoles necesitan un Plan Auschwitz)

Te dejo la crítica que publiqué de Dexter

http://findesemana.libertaddigital.com/articulo.php/1276234109

Saludos

Bermauntier dijo...

Yo no voy a discutir sobre si El Padrino o Los Soprano. Me gustan los dos y con los dos me quedo. Ea. Al señor Talens que le vayan dando... las seis temporadas en DVD.
Eso último es más que posible. Es cierto. Reconozco que ayer cantaba en un coche el chiki chiki a grito pelado.
¿Pillaste lo de Quique González que recomendé?

Ya leí la crítica, pero releo.

Libertariano dijo...

Voy a hacer un enésimo intento con Los Soprano. QG es demasiado 40 principales para mi gusto.

Un saludo

ana dijo...

Yo ya me he terminado la segunda temporada de las dos. Los Soprano, magistral, deseando ver las siguientes temporadas (agradezco profundamente que me enganchasen a ella). A Dexter me enganché yo solita. Y disfruté como una cosaca en una fábrica de Eristoff.

Besines grandes y a seguir disfrutando buenas series :)