lunes, febrero 26, 2007

Carta a la libertad

Estimada y ansiada libertad,

No quiero parecer uno de esos estúpidos novios despechados, ni tampoco celoso, ni nada de eso, entiéndeme, comprendo que tengas muchos seguidores, quizás demasiados, pero es que hay cosas que son intolerables.
La verdad, no sé por qué la primera ha censurado la entrevista de Quintero a José María García, ese pequeñín que no hace nada más que dar su opinión, aunque dicen los mandamases de RTVE que la cosa no es así, que no puede utilizarse su plataforma para insultar, al fin y al cabo, Jiménez Losantos hace lo mismo y no pasa nada, pero claro, las cosas son distintas según el medio.
Por otro lado, querida libertad, me gustaría explicarte por qué hay veces con las que escribo con pseudónimo, y es que hay cosas que mejor no pueden llevar nombre, solo un técnica casi literaria por la que se me puede coger, y bien. Parece que hay gente a la que no le gusta lo que decimos los estudiantes de hoy en día, tampoco gusta la manera con la que lo decimos, pero, tú que eres la libertad- no sé si será una ofensa tutearte- y entiendes este tipo de actos, seguro que no es la primera carta que te escribe alguien como yo, e incluso los perdonas, por eso estás con nosotros todo los días. Algunos dicen que somos unos cobardes por escribir con pseudónimo, ¿tú qué crees? A mí no me lo parece, aunque quizás, es la protección está la cobardía, no voy a salir corriendo si algún día averiguan los jefazos quienes somos.
El viernes vinieron a darnos una charla al instituto, sobre el Estatuto andaluz, fue un tipo del PSOE, Rafael Blanco, a mí me parece muy extraño, yo creo que era un acto de pre-campaña que hace esta gente, pero, ¿en un instituto? No sé como se han atrevido a tal atrocidad, sabiendo que iba a decir su verdad a medias, que es a lo que están acostumbrados los verdaderos perdedores. Yo lo creo un exceso, eso sí, las preguntas que se le han hecho las he visto muy acertadas, casi para derrotarlo, y él ha respondido lo que le ha dado la gana. Mi instituto está muy politizado, ¿sabes? Y entiendo que también deben ejercer su derecho a la libertad, pero no para inculcarnos nada a los demás, era un punto de vista demasiado manido, demasiado falso, tanto, que la charla ha sido un estrepitoso fracaso, la gente pasaba olímpicamente de él, tanto, que la directora se ha enfadado, y en un acto que beneficia nuestra salud mental, ha mandado a una conserje a colgar un papel en las clases diciendo que no se organizará ninguna charla más.
Nunca he conseguido entender tu verdadera importancia, creo que te tienen ninguneada, que eres tan fácil, permíteme la expresión, que la gente no se conciencia en el trabajo que has costado, que te quitaron del medio cuando eras demasiado peligrosa, y lo sigues siendo, eres una especie de femme fatale, peligrosa para la cordura humana, lo eres que hasta tal punto estás prohibida en algunos países, sí, pero bueno es un precio que hay correr. Por ti ha muerto tanta gente ya que son casi incontables. A lo largo de la Historia, has sido tan apreciada, que no sé como no te han denominado Dios y has desbancado al otro Dios, al del Cielo, porque tú eres más importante, aunque los que siguen a ese Dios también ejercen su libertad de seguirlo, ¿no crees? Eres tan difícil que hay veces que me pregunta por qué eres así. Incluso rastrera, como una puta callejera que se va con el que quiere y después vuelve a su calle, con el pago justo por sus trabajos, así eres tú, por desgracia te vas con quien quieres, eres de todos y de nadie, incitas al asesinato, y al hablar sin parar. A decir barbaridades y cosas tan cuerdas que creo que a veces estás loca. ¡Ay libertad! Espero que nunca acabes por culpa de algún tontovela que te termine matando de tanto usarte sin conocimiento. Parece que todavía hay gente que no sabe que ya estás ahí, y no nos deja hablar, gracias al progreso se han inventado los blogs, y continúan los periódicos y las televisiones… y todo lo que tiene que ver contigo.
Me estoy extendiendo tanto, que voy a parar de escribirte. No sé cuando tendré oportunidad de volver a escribirte, espero que un día de esos en los que vuelva a recurrir a ti para saciar mi ansia de ti. ¡Ay libertad! Espero que seas inmortal, tan inmortal como los que lucharon por ti y se quedaron en el camino.

Un beso, un abrazo, un vestido y un amor.
Bermauntier.

P.D: No espero ninguna respuesta, me valdría con que la leyeses.

2 comentarios:

Libertariano dijo...

No soy la libertad pero casi...

Un pedazo de canción a la liberty o freedom

http://www.youtube.com/watch?v=RgIGY_Tuoqg

eboli100 dijo...

¿compartimos gustos musicales? Estupendo.