lunes, junio 25, 2007

La vergüenza cordobita

Ayer ascendió el equipo de la ciudad tras dos años intentándolo. Lo consiguieron y los aficionados (esos grandes, grandísimos hipócritas en su mayoría que llevan dos años echando pestes del equipo y que ahora llenan el estado de El Arcángel) fueron a celebrarlo, como es natural, a la Plaza de las Tendillas donde, cosas que pasan, se lió la grande. ¿Por qué? Porque algún a algún lucero se le ocurrió vallar la fuente para proteger el insigne caballo del insigne Gran Capitán del insigne escultor Mateo Inurria. Siete policías escoltaban la fuente cuando, de pronto, aparecieron un grupo de antidisturbios: con sus cascos, con sus porras, con sus armas para escupir bolazos de goma y con mala follá... Total, que el público enfervorecido comienza a increparles y a cantar todo tipo de cosas para provocarlos: ¡Esa valla la vamos a tirar! Y como esa, un millón. Así que ellos, en la calle Gondomar se liaron a bolazos a diestro y siniestros, ¿que había niños de treces años? Les daba lo mismo, gritaban tanto o más que los otros. Y a tirar bolazos que para eso se les paga, ¡qué carajo!
Así que, la fiesta se aguó, naturalmente. En Córdoba, una ciudad tranquila, donde la droga está por doquier y el enchufismo (al que dedicaré próximamente un tema) puebla la diputación y el ayuntamientos. Sobre las once menos cuarto hubo otra carga, en otra calle del centro, no sé por qué les dio por actuar así, cuando el domingo ganó la liga el domingo pasado, la fuente no se valló, y no creo que fuese por imprevisión, la verdad. Ellos sabrán. Mientras, la alcaldesa continuaba en Huesca.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que la Policía cumplía solamente con su deber, lo de la valla y lo de la provocación hacia los hinchas cordobesistas solamente tiene la culpa nuestra querida e ilegítima alcaldesa Rosa Aguilar, que estaba en Huesca con todos los políticos con bufandas blanquiverdes para "promocionarse" ante el público.

Jack

· El Lobo Greñuo · dijo...

Haber, al igual que dice el amigo Jack, la policía estaba, en principio para hacer su labor, y tengo entendido que no actuaron (desmedidamente o no) hasta que no empezaron a tirarles botellas y demás objetos.

Y si bien es verdad que la "arcarda" estaba de "peroleo", los únicos que tienen la culpa son los que llegaron liando el "cipote" (que los que estaban alli saben quienes y de que sector social, por llamarlos de alguna manera, son, y no quiero ahondar más)y queriendo hacer el "cafre" al subirse a la estatua.

PD:

Vocabulario Cordobés:

"arcarda": Alcaldesa
"peroleo": Cualquier cosa menos su trabajo propiamente llamado.
"cipote": En este caso, revuelo.
"cafre": Gamberro.