viernes, junio 13, 2008

El problema de Aído

La Ministra de Igualdad tiene un problema: quiere revolucionar el lenguaje en unos meses. Vale ya de reírse de la gente utilizando expresiones como esa de Solbes de la desaceleración, o intentar cambiar en tres días nuestras costumbres. Miembro es neutro. Miembra es una estupidez. Miren, que sí, que estoy en primero de Hispánica y no tengo porque hablar así, pero el problema es que la gente que pretende cambiar el vocabulario pues me toca un poco la moral. Intentar revolucionar un lenguaje asentado es una tontería porque yo, que soy abierto de miras en esto del seximos y estoy en contra de infinidad de cosas relacionadas con esto, me cabreó (y golpeó mi cabeza contra los marcos de las puertas) cuando oigo cosas de estas. Y lo dice tan convencida, atiendan, como si fuese lo más normal del mundo. Hoy pido miembras, mañana pido estudianta y pasado jóvena y quedo tan, tan, tan de lujo que lo mismo dentro de cuatro años me hacen doctora honoris causa por la Universidad de Arizona. Señora Aído, usted me cae muy bien, podríamos decir incluso que me da morbo, pero de ahí a decir tonterías y a permitírselo hay un paso de gigante.
Aído tiene un problema, y no es solo que no se la tomen en serio, que es el de ir de socia-lista por la vida.
Otra cosa que me ha hecho mucha gracia es que los de ultraderecha han declarado hoy una manifestación contra el Ministerio de Interior para... (redobles y más redobles) criticar a los antifascistas diciendo que son muy violentos.¿Habrase visto absurdo más impresionante? Sí, claro, como si no fueseis la misma mierda. Yo les recomiendo, señores fascistas, que se dediquen a lo suyo y que vayan todos al Valle de los Caídos a perderse por allí en sus recovecos, si es que los hubiere.
Pero no pasa nada, el mundo gira y la huelga está ahí porque tiene que estar. Que no pasa nada. Si la gente es feliz así, no voy a ser yo quien les quite la felicidad y les recomiende un buen psicólogo, o un buen blog para escribir que también es un sensacional psicólogo.

Disculpen, pero mi blog también estará de huelga hasta el día veinte, más o menos, cuando les recomendaré que se pasen por las Noches Blancas del Flamenco que la Alcaldía de Córdoba nos regala con cartelazos de categoría (sin ironía). Ya les recomendaré yo donde pueden ir a disfrutar de verdad.

3 comentarios:

PICALCAN dijo...

Lo de la ministra fue un error por la adsurda costumbre impuesta entre los políticos de decir todo en masculino y femenino. Ella misma ha declarado que no lo llevaba escrito y que fue un error. El error estuvo en lo que yo te digo.
Por otro lado, nadie quiere imponer nada. Recuerdo de una ministra que dijo jóvenes y jóvenas y se quedó en eso, un error y punto.
En otro orden de cosas (siempre me ha gustado esa frase para empezar)tienes falta de asistencia al acto de presentación del libro "Córdoba Cuenta" en el que esperabamos saludarte. Veo que te tomas en serio la huelga.

Bermauntier dijo...

Pical, no fue cuestión de huelga, fue cuestión de agenda, caray. Esa misma tarde, a las 21:00 estaba invitado al cumpleaños de la Princesa y no pude asistir a la presentación, pero de verdad que me habría gustado mucho.

Revertiano dijo...

Estudiante de Hispánicas, comparto el comentario de las miembras.

Pero, ojo, has metido tú un "hubiere" que no corresponde y que suele ser casi siempre mal usado. Esa forma verbal siempre debe tener un uso de futuro hipotético, y nunca sustituir a un pluscuamperfecto (o Pto. Imperfecto, según) de subjuntivo como es el caso. Por eso en leyes se usa mucho "quien usare, dijere, insultare, etc.", siempre con idea hipotética de futuro.
Lección gratuita. De nada.