lunes, diciembre 08, 2008

Hoy mismo

El día de la Constitución es un día muy bonito porque está en rojo en el calendario. El fallo es que cayó en sábado y por eso me gustó menos, podría haber caído en viernes y hacer un puentazo casi en condiciones, pero no me quejo que hoy lunes tampoco voy a hacer demasiado que estoy flojo.

Me he levantado no hace mucho, me he vestido y me he bajado a pasear por mi barrio con los auriculares puestos. No hace buen día, esta nublado y hace airecillo, es más, cuando he subido a casa ha comenzado a llover levemente. Mi paseo no ha sido demasiado largo, quizás veinte minutos, apenas he llegado a la otra punta del barrio, eso sí, he escuchado bastante canciones de mi reproductor y según el ritmo que ellas llevasen lo llevaba yo. No es mala idea esto de la música portatil, alabado sea el mp3 por más que le joda a la SGAE. La verdad es que llevo más cantidad de la que voy a consumir, pero me da igual, por si acaso la consumo así no me quedo sin nada que escuchar, no se repite la música.
Me he encontrado con un conocido y me ha preguntado mil cosas a las que respondía con risas exageradas, me gusta que la gente se sienta graciosa aunque en mi mente estén quedando como ridículas imitaciones de Ángel Garó, después los estudios y mi chirigota. Ahí estamos, le decía, luchando como hacemos los nuevos. Ahora el que ha reído exageradamente era él y me he sentido bastante regular. Me he despedido de él con efusión y con un ya nos llamamos, esa típica frase que sé que nunca, nunca, nunca va a hacerse realidad y no es algo que me preocupe demasiado.
He doblado la esquina mientras encendía otro cigarrillo y me he parado en seco pensando en que quizás él sería bueno para que le preguntase si quería que le hiciésemos publicidad en la chirigota por un módico precio pero he pasado, ya lo pondré de mi bolsillo, no creo que sea tanto.
He llegado a mi casa, me he vuelto a poner el pijama, he comido y aquí estoy, escribiendo esto mientras escucho una chirigota del Yuyu, Los que no paran de rajar, riéndome muchísimo porque el Yuyu me alegra los nublados.

6 comentarios:

raùl junquera dijo...

Bueno picha, màs o menos como yo, pero yo le he pedido al hijo de mi jefe que a ver si quiere rotular mi coche con el nombre de su nuevo negocio de motos a cambio de que me pague el seguro y ma dicho que no. Yo no he dao la vuelta al barrio, se la he dao al pueblo entero ya que con 4.000 habitantes mcho no hay que recorrer. La lluvia no me ha jodido nada pues aquì en tò el año no ha llovido y cuando lo hace lo celebramos por tò lo alto. Me bajè sin emepetrè pues no tengo, pero el CD del coche funciona de puta madre con los compas dis pirata que le meto, escuchando los mojino no me jarto de reì porque ya los tengo mà escuchao que el España no està en crisis del ZP y en fìn, al finà me venio pa la casa, me he puesto en calzoncillo ya que asquì el pijama no hace falta y me estoy tomando un AMARETTO que comprè de oferta en compañìa de un par de cigarritos, ya vè tù BER, mà o meno como tù...

SALUDOS!!!

Paco Rodríguez dijo...

Pues tal como me levanté me fui a recoger a los niños que se habían quedado a dormir "en cá la güela", pues ayer nos fuimos a cenar mi mujer y yo para celebrar su santo.

Comer ver un poco la tele y empezar a poner con mis hijos el arbol de navidad, para ahora dar una vueltecita por aqui y por otros lares.

Por cierto cenamos en un restaurante italiano llamado "La fogatza" aqui en San Fernando, y estaba hasta la boca

raùl junquera dijo...

(Extraido hoy de la voz digital de Càdiz)

CÁDIZ
La provincia encabeza los índices de pobreza, exclusión social y economía sumergida de España
La provincia de Cádiz encabeza los índices de pobreza, exclusión social y de economía sumergida de la región andaluza y el conjunto del país, según el informe 'Cádiz, pobreza y exclusión social' presentado hoy en la capital gaditana por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDH-A).

Y algunos restaurantes llenos hasta la boca, seguro es porque estàn llenos hasta la boca de gente trabajando que cobran una mierda, no les pagan las horas extras, no tendràn ni vacaciones y por eso a lo mejor tienen unos precios muy atractivos para que la gente comùn se sientan como Marqueses.....

Revertiano dijo...

Pues yo tuve un 6-D mu republikano, como puse en el blog.
En cuanto al tuyo, se ve que el país va normal, todo como una seda, el que podamos dedicar el día a lo que nos gusta es bueno e indica normalidad en el frente.

ÉBOLI dijo...

Pues mi domingo de hoy ha sido, levantarme (perdón, el niño me ha sacado de la cama para llevarlo a comprar churros y cuando llegué estaba cerrado, con el consiguiente cabreo del nene). Luego, arreglar un poco la casita lara lararita. Plachar, poner la lavadora, tender...coño que llueve... recoger...poner la secadora... ahora sale el solecito... otra vez tender... ahora unos jodidos granizos...a recoger.... Luego a guisar, entremedias de guisar, seguir planchando y doblando ropa, entre tanto escuchar las movidas de mi chica adolescente con los nenacos y nenacas, seguir guisando, el niño que llega y ha pinchado la bici (una, también sabe de mecánica). Ay leches! que vuelve a llover, a recoger la ropa otra vez. Me siento a ver las noticias mientras se va cociendo el arroz y me quedo medio durmiendo, en el sillón, del que casi me caigo cuando llega mi niña chillando como una loca porque le han dado otro perrito (un mastín de dos semanas), y quiere tenerlo en casita unos días. Le preparo la caja al perrito y le doy de comer. Que sale el sol otra vez y a tender se ha dicho. La niña que va a casa de una amiga y a coger al perrito en brazos porque chilla. Llega la hora de comer, luego recoger (eso todos juntitos en armonía). Me siento por fin en el sillón a leer, pero me ponen una peli pastelona de Navidad, así que me voy al ordenata a hacer algo, pero la lluvia vuelve a aparecer y decido que no tiendo ni una vez más. Vuelvo a planchar, a doblar y guardar ropa, a preparar para una reunión de mañana y a atender al teléfono a una amiga que piensa en separarse. Ahora son las 19.50 h y estoy en el ordenador un ratito, en fin nenes, ¿os quejáis? pues encima yo no me quejo, porque esta noche tendré unas horas míiiiiias para leer y escribir.

Revertiano dijo...

Eboli, y encima dentro de poco a currar de cineasta. Lo que yo digo, los hombres nos quejamos por cualquier cosa.