jueves, junio 29, 2006

Operación Malaya, Rafael Gómez entras en la Academia


Cuando me dijeron que el promotor inmobiliario Rafael Gómez, conocido en Córdoba como Sandokán, era detenido para declarar en el juzgado de Marbella por eso de la Operación Malaya, miré sorprendido a mi acompañante y, después, seguí paseando con total tranquilidad. Era algo que tarde o temprano ocurriría. Este esperpéntico personaje hizo un mes atrás una rueda de prensa para los medios locales- no sabía yo que por aquí existiesen más medios locales que los dos periódicos y Localia- donde dijo que él no había puesto ni un puto ladrillo en Marbella, pobres ingenuos, les mintió pero es algo normal en él.
Digamos que Sandokán es, como su propio nombre indica, un pirata pero no de barcos si no de tierras. Empezó este hombre siendo uno de los tantos plateros de Córdoba, sospechosamente comenzó a subir con la consiguiente creación de Arenal2000 su empresa de construcción que le ha hecho enriquecer sus arcas pasando de ser un muertodehambre a un millonario déspota. Construyó una réplica de la Casa Blanca horriblemente decorada con la consiguiente crítica de todos los que la hemos visto, además de ir saludando al personal tras la Virgen de Miraflores de la cual su esposa es seguidora. Estas estupideces son las que ha hecho que Sandokán se granjeé enemigos que lo critican y que, por más que pese, quieren todo lo peor para él. Teniendo en cuenta que este tipo mueve pasiones, muchos cordobeses nos alegramos de que este sea el principio del fin de un personaje de esta calaña que, creyéndose el rey de Córdoba, hace lo que le da la gana, como ya hizo con la nave de Colecor que derribó sin permiso y comenzó a contruir sin permiso, por eso el Ayuntamiento lo penalizó con 4000 millones de pesetas y por eso también dio la rueda de prensa antes mencionada. Otra de sus futuras fechorías será o iba a ser- no sé que tiempo verbal utilizar- construir a menos de noventa metro de los Baños de Popea, algo de interés cultural y para la vista que este tipejo insolente, analfabeto y mal educado, iba a destrozar literalmente.
Doy el pésame, figurado eso sí, a todos esa pandilla de mamapollas que fueron a la manifestación cuyo lema era: TODOS SOMOS RAFAEL GÓMEZ, sí, porque ellos, por desgracia, seguirán haciendo la bola mientras su jefe está en la cárcel, esperando a declarar. Espero que ante el juez tenga algo menos de berborrea soez y sepa controlar sus impulsos.
No somos nadie, ¿verdad Rafael?

1 comentario:

El Lobo Greñuo dijo...

Pues lo dicho, un hombre que de lo bajo subió a lo alto, y ya que estaba en lo alto, pa' que se iba a bajar ¿no? Lo dicho (again), los impresentables,a la carcel... y haber si le dan de compañero de celda al Farru, que hablaba el otro día de sueños de paternidad sin pensar en que tiene una revisión de juicio... ¡que los tenga con un marinero en la trena!

"Sando, ahora vas y me denuncias..."

Enga, "nos vemos en el caos"